Al otro lado

Apenas veo lo que me rodea, no sé dónde estoy.
Ahora no sé dónde me han llevado.
Estaba tranquilamente comiendo con mi familia y de repente todo se hizo oscuro. Tan solo estaba con mi familia comiendo, pero ahora no los veo, no sé dónde están, por más que miro no logro verlos.
Este sitio no lo conozco, nunca he estado.
¿Dónde está toda la gente?
¿Qué tengo que esperar aquí?
Me siento en el suelo, porque no veo nada donde yo estoy. No hay sillas, mesas, sofás… nada, simplemente nada.
Espero…se me está haciendo eterno, he venido aquí y no entiendo el porqué.

¡Sigo esperando!

A lo lejos veo a alguien…! no lo reconozco, nunca lo había visto.
Parece que me habla, pero no le entiendo. Se acerca a mí y me extiende la mano.
¡Creo que quiere que vaya con él! Bueno…iré, a ver qué me dice.
Me acerco a él y mis ojos quedan cegados por una brillante luz, que por un momento me deslumbra. Esa luz se hace más tenue, más ligera a medida que voy avanzando.
Escucho esa voz que antes no oía.

¡Ven conmigo, te voy a llevar a un sitio hermoso y lleno de paz!

Yo voy…
Le cojo de la mano y mi corazón siente algo que nunca había sentido antes. Es tan fuerte que parece que me va a estallar.

¡No tengas miedo!
¡Lo que sientes es hermoso!
¡Tú no lo reconoces, porque en tu planeta esto no lo exteriorizáis.
¡Es el amor que siento por ti, tu corazón conecta con el mío!
Tu corazón se conecta al mío y juntos van a viajar juntos.
Yo he estado contigo siempre, ahora tu corazón me ha reconocido. ¡Eso es lo que siente. El amor de dos hermanos

Vamos tenemos un largo viaje que recorrer. Te voy a llevar a tu casa, a tu casa de verdad. Aquella donde vivías era momentánea, era un soplido comparado con este lugar.
Te está esperando mucha gente. Gente que tú conocías en otra época. Ellos vienen a saludarte.

Me acerqué como me dijo y pude ver un gran grupo de gente. Todos ellos llevaban un gran vestido blanco que les cubría hasta los pies. A su alrededor había mucha luz.
Era hermoso ver esa escena
No sé lo que me pasó, pero me sentí tan bien, tan a gusto que no tenía miedo de aquello que me podía pasar. Todos me abrazaron, todos me besaron, rieron conmigo al volverme a encontrar.

Uno de ellos me dijo.
Hermano volvemos a encontrarnos, te esperábamos, pero no tan pronto, algo te ha pasado, algo que no tenía que ocurrir, pero ya que estás aquí te vamos a enseñar cosas hermosas.

Me llevaron volando por el cielo muy rápido y me dejaron suspendido en el aire. A mi alrededor tenía muchos como yo, ellos tampoco tenían que estar aquí (eso es lo que yo escuché entre susurros de mis amigos de blanco), se pusieron a hablarnos a todos junto aquel que parecía ser el jefe. Hermanos, estamos con vosotros, no tengáis miedo porque aquí no hay sufrimiento, no hay dolor, tan solo amor!
Muchos de vosotros del mundo que venís habéis tenido una existencia muy triste, de mucha soledad, habéis estado rodeados de mucha gente, pero en el fondo estabais solos.
Muy solos.
Tenéis que comprender que aquella existencia triste y de soledad, no era bueno.
Tenéis que pensar que en ese mundo que os creasteis, no era vida.
Por ello os hemos llamado. No era vuestra hora, no es vuestra hora. Queremos enseñaros algo.

Mientras estábamos flotando vimos como si de una película se tratara, parte de la vida que habíamos tenido en la tierra.
Vi como conocí a mi mujer, lo felices que fuimos, los sentimientos que me aportó. Cuando nacieron mis hijos…la felicidad inmensa de verlos nacer, de darles ese biberón y tenerlos en mis brazos.
Después me pasaron imágenes de aquellos pensamientos que por mi mente fueron pasando… ideas, proyectos, futuros lejanos. Cosas que nunca llegué a realizar. Que se quedaron en el vacío, en la sombra.
Lo que hubiera pasado si los hubiera realizado, una vida diferente de la que tuve. No tenía nada que ver con lo que viví.
Algunos pensamientos me demostraron que eran erróneos. Otros hubieran sido maravillosos. Pensamientos buenos y pensamientos malos. Algunos hechos desde el rencor y el dolor, otros hechos con pasión y amor.
Cuando terminaron esas escenas, todos nos quedamos muy callados, intranquilos. Aquellas imágenes nos llegaron muy al fondo. Me di cuenta de cómo había perdido mi vida y mi ilusión.
Miré a mí alrededor y algunos de ellos estaban llorando.
Se dirigieron a nosotros todos aquellos hermanos de blanco y nos hablaron desde el corazón.

“Aquellos que vivisteis está pasado, aquello que ya se llevó a cabo no tiene vuelta atrás. Por ello olvidar todo lo sucedido. Continuar vuestro camino. Aprender lo pasado, pero que no sea un lastre que lleváis como si fuese una cadena. Romper esa cadena.
Continuar con vuestras vidas, pensar bien aquellas acciones que vais a realizar. No seáis egoístas, porque con ello perjudicáis a los demás.
Vivir vuestra vida en soldad pero acompañados de los demás. Llevar vuestra vida de hechos felices, momentos felices. Rodearos de aquellos que os quieren, aunque no lo demuestren como vosotros pretendéis. Ellos nos son vosotros, son un ente individual y solo.
¡Sus pensamientos no son tus pensamientos!
Unir vuestras voces y deberes para compartir aquello que en conjunto os pueda beneficiar, pero que sirva para el crecer de todos.
Espero que lo hayáis entendido.
Ahora nos veis aquí, porque nosotros os hemos pedido vuestra existencia. Pero cuando volváis de donde venís, algunos nos verán, otros nos presentirán, otros sabrán de nuestra existencia.
Pero lo mejor, es que sentiréis el amor por el mundo.
Un amor tan profundo que cambiará a los que os rodean y a vosotros mismos
Ahora volver a donde estabais, recordar todo aquello que os hemos dicho. Si necesitáis de nosotros llamadnos y ahí estaremos, ayudando en todo momento.

Me miraron fijamente y sentí como sus ojos brillantes y hermosos me lanzaban un mensaje de esperanza.
No, no se había acabado mi vida.
Podía volver otra vez con mi familia.
Tal vez ellos vieron el vacío, el frío, la soledad de todos nosotros. Lo que inicialmente fue amor, se convirtió en vacío.
¡¡¡ OOOhhh !!!
Me desperté de golpe, no podía respirar, jadeaba mucho, me dolía el corazón. Estaba en el hospital, mi mujer y mi familia a mi lado, todos ellos llorando.
Yo pensé .Tranquilos ya estoy aquí.
No volveré a llenar mi vida de vacío y soledad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *